Batalla de Fuentes de Oñoro

Fuentes de Oñoro, 1811

 

André Masséna, Duque de Rívoli y Príncipe de Essling

“Año 1811. ¿Estaba Fuentes de Oñoro preparado para la inmersión en la historia española de esta manera? No hubo opción. Cada enfrentamiento que se sucediera de España con Portugal, dejaría destrucción en esta pequeña villa de la frontera lusa. En mayo de 1811, el ejército napoleónico, decidido a conquistar Portugal, avanzaba con el mariscal Massena al mando. Duque de Rívoli y Príncipe de Essling, André Masséna como también era conocido el francés natural de Niza (Reino de Cerdeña), ya había liderado la invasión de Portugal en el año 1810 “

 

El ejército napoleónico para la conquista de Portugal, a las órdenes del mariscal Massena, tras la batalla de Sabugal del 3 de abril, es expulsado del territorio luso por las fuerzas angla-portuguesas capitaneadas por el general inglés Lord Wellington. Sin embargo, la fuerte plaza de Almeida continúa aún en poder de los franceses bajo el gobierno de Brennier. Tras una larga marcha las tropas de Massena entran en España por Fuentes de Oñoro.

 

Charles James Napier 1849

Dice el historiador Napier:

«Esta hermosa población se había librado hasta entonces de los horrores de la guerra, aun habiéndose hallado alternativamente, de un año a otro ocupado por tropas de los dos bandos. Pero en esta ocasión los franceses la saquearon totalmente «no dejando sino las tapias. allí donde tres días antes vivía feliz y tranquila una población amiga».

 

 

 

3 de mayo, 1811

Los ejércitos más poderosos de Europa, las fuerzas angla-portuguesas capitaneadas por el general inglés Lord Wellington y el ejército francés de Massena, se ven las caras uno a cada lado de la ribera de Dos Casas.

 

Don Julián Sánachez “El Charro”

Wellington, apoyado en la frontera con Portugal, había colocado el ala izquierda junto al Fuerte de la Concepción de Aldea del Obispo a las órdenes de Erskine con su 5.” División; la 6.a de Campbell y la caballería de Cotton frente a Alameda del Gardón. El grueso del ejército se hallaba en Fuentes de Oñoro: En lo que hoy son las aduanas viejas la División Ligera de Craufurd, en el actual grupo escolar de la Colonia la 3.a de Picton, y ocupando el pueblo, los prados y huertos de la margen derecha de la ribera 4 batallones de infantería a las órdenes del coronel Willians. En el ala derecha se hallaba D. Julián Sánchez «El Charro» con 1.000 infantes y 600 jinetes entre Nave de Haver y Pozo Velho, la 1.a División de Spencer en la Golpina, y a retaguardia en terreno portugués la 7. a de Houston. También el grueso del ejército francés se halla frente a Fuentes de Oñoro. Apenas despejados los prados y setos de la margen derecha de Dos Casas por la caballería de Montbrun, cuya brigada Fournier acosó a los ocupantes hasta cruzar la ribera, la división Ferey cayó sobre el pueblo.

 

Sir Arthur Wellesley, 1er. Duque de Wellington

 

 

El choque fue duro. Los ingleses pelearon bravamente defendiendo calles y casas, pero su inferioridad numérica y el azote de cuatro piezas de artillería les hizo ceder terreno hasta alcanzar la iglesia, donde se parapetaron en espera de nuevos refuerzos. El ataque francés no cesa y el templo se convierte en una -hoguera. Desde la casa parroquial el párroco D. Luis Silva se lanza entre una ráfaga de tiros hacia la puerta del templo y cruzando por entre las llamas para rescatar el Copón con el Santísimo Sacramento. Wellington, que vio lo apurado de la situación, envió tres regimientos de la División de Spencer: el 71, 79 Y 24.

 

 

 

Cargando a la bayoneta, el 71 se lanzó sobre el enemigo. En aquel momento entraba en el pueblo un batallón de la legión Hannoveriana al servicio de Francia; su uniforme era rojo como el de los ingleses. Esta circunstancia le fue fatal, pues no sólo se las tenía que ver con el 71, sino que el 66 regimiento francés, enviado en su ayuda, los tomó por ingleses en medio de la humareda, y disparaba sobre ellos, mientras la misma artillería francesa los cubría también de metralla. Con más de 100 muertos” y numerosos heridos los hannoverianos se retiraron bordeando el pueblo por la calle de la casa parroquial, pero el 66 francés al verlos a su espalda, los tomó por ingleses y creyéndose copados abandonaron en desbandada el pueblo, que volvió a ser ocupado por los ingleses, después de haber perdido la vida el Coronel Willians. Le sustituyó el Coronel Cameron del 79.

 

 

Las pérdidas inglesas fueron 673 hombres. Aproximadamente otros 600 hombres franceses quedaron fuera de combate. Los ancianos de Fuentes de Oñoro cuentan que según sus abuelos la sangre corría por la calle de la Iglesia como si fuese un regato; expresión no muy lejos de la realidad, si se considera que el suelo estaría formado por peñascales como los del Teso adyacente de la Torre.

 

4 de mayo, 1811

El día 4 descansaron los dos ejércitos. Massena aprovecha el día para descubrir el punto más flaco de Wellington. Una patrulla de Montbrun le informa de la facilidad de envolver al ejército aliado por el lado de Nave de Haver Llegada la noche, con gran sigilo para que el enemigo no se entere, comienzan a moverse las tropas francesas, siguiendo las órdenes de su generalísimo: Montbrun, seguido de Marchand y Mermet, toma el camino del Aguila, para dirigirse con la caballería desde esta dehesa hasta el Gran Teso de Nave d’Haver, mientras las divisiones de infantería se encaminan a Pozo Velho.

 

5 de mayo, 1811

Al amanecer del día 5 una compañía de la brigada de Maucune atraviesa la zona pantanosa de la parte alta de la ribera, al este de Nave de Haver, valiéndose de faginas que se pasan de mano en mano. El paso resultó más fácil de lo que imaginaban. Sorprenden a los lanceros de D. Julián matando a unos treinta. El Charro envía un emisario a Wellington y éste, creyendo que es un enemigo francés, manda hacer fuego; el lancero cae mortalmente herido. Derrotada y despersa la guerrilla de D. Julián, el ala derecha aliada se halló envuelta por la Caballería y tres divisiones francesas. Fue uno de los movimientos más perfectos de Massena. Era el útimo resplandor de una lámpara que se extingue, como lo calificó el Barón de Marbot.

Nº.6 Batalla de Fuentes de Oñoro, 5 de mayo de 1811 por Charles Turner

 

Wellington envía la primera brigada que tiene a mano, pero es destrozada yacuchillada por Montbrun. Maucune, apoyado por Marcognet, se introduce en los bosques del Galapero, y ganando terreno a los ingleses, logra entrar a bayoneta calada en la aldea de Pozo Velho, apoderándose de ella. Montbrun avanza sobre la División de Houston ocultando la artillería tras algunos batallones de húsares, y descubriéndola de pronto, envió una lluvia de fuego sobre el enemigo. Quebrantados los ingleses por la artillería, las brigadas Watier y Fournier se lanzaron sobre ellos, acuchillando casi por entero al regimiento 51. Lo que quedó de la División Houston se retiró hacia la Freineda acosada por la Caballería, debiendo su salvación a los disparos certeros de un regimiento de cazadores británico, que oculto tras las peñas, detuvo el impulso de Montbrun.

Francia Militar. Historia de la Armada Francesa Vol. 4

Si todas estas desgracias ocurrían en el ala derecha de su ejército, no eran menores las del centro, pues la División Ferey logra romper y dividir a los tres regimientos que guarnecían Fuentes de Oñoro, y se apodera de la parte baja del pueblo destrozando a dos compañías del 79. El Coronel Cameron cayó mortalmente herido.

Wellington no sabía a donde atender, pues estaba entonces cambiando el frente, para detener el avance que venía por el lado de Pozo Velho. Aprovecharon este momento las tropas de Ferey para apoderarse de la Iglesia, quedando de nuevo todo Fuentes de Oñoro en poder de los franceses. Conocido este desastre por el Lord, envía rápidall1ente para la reconquista del Pueblo los mejores regimientos de las Divisiones Spencer y picton.

Hubiera sido una ocasión óptima para los franceses, si la infantería hubiese atacado en el otro frente al resto de estas dos divisiones, pero ésta esperaba el apoyo de Montbrun, quien así mismo esperaba el de las baterías de la Guardia Imperial de Bessieres, y éste se negó a ayudar con sus fuerzas. Tal interrupción dio tiempo al Lord para enviar de refuerzo la División Craudfurd ya Caballería de Cotton.

Ambas Caballerías se encuentran en la Golpina y las brigadas Watier y Fournier baten a las de Slade y Arentschildt, enfrentándose después con la infantería de Craudfurd y varios cuerpos portugueses, que lucharon con gran bizarría. Montbrun carga y rompe dos cuadros, aniquilando casi por completo a uno; el otro arroja las armas y huye; el coronel Hill rinde su espada al ayudante mayor Dulimberg del 13 de cazadores, quedando en poder de los franceses 1.500 prisioneros. El tercer cuadro inglés se mantuvo firme. Montbrun, lo atacó con decisión, pero en un momento Watier y Fournier se quedan sin caballos, yestando heridos todos los coroneles, no había nadie que dirigiera la operación. Acudió Montbrun pero los ingleses se habían rehecho.

 

Fuente de la imagen: http://www.emiliomartinserna.com

A retaguardia, en el ángulo recto que forma la frontera cerca de Pozo Velho, estaba la Caballería de la Guardia Imperial mandada por Lepic, valiente general, que tanto se distinguió en la batalla de Eylau. Massena le envió con el oficial Oudinot la orden de sumarse a la carga para rematar la victoria, pero el bravo general lleno de rabia y mordiendo el sable dijo que su inmediato superior Bessieres le había prohibido terminantemente tomar parte en la batalla sin su expreso consentimiento. Diez ayudantes del Mariscal Messana salen en busca del Mariscal Bessieres y después de 15 minutos lo encuentran en el lugar pantanoso por donde cruzó el ejército, alejándose de la acción por cálculo y envidia de que sus tropas colaborasen al triunfo de su enemigo personal Messenao Entonces acudió rápidamente, pero ya era tarde, pues Wellington había hecho avanzar una formidable artillería, que enviaba LFA vía de fuego sobre los franceses. libertando es prisioneros que le habían hecho.

 

 

La Batalla de Fuentes de Oñoro en el Arco del Triunfo de París

 

El Generalísimo inglés, a las 12 del mediodía había acabado de colocar su nuevo heme apoyando ahora el ala derecha en los altos de Vilar-Formoso y la izquierda en Fuentes de Oñoro.

A la vista de frente tan sólido, Messena inicia un fuerte cañoneo, produciendo graves estragos al enemigo; pide de nuevo a Bessieres toda la guardia imperial, y al negársela éste, decide suspender el ataque. Todo el ejército, y hasta la misma Guardia Imperial estaban indignados por el comportamiento del Mariscal Gobernador de Castilla, preguntándose qué había venido a hacer si no colaboraba al objetivo del emperador, que era el abastecimiento de Almeida.

En Fuentes de Oñoro se siguió luchando hasta el atardecer. Empujando bravamente a bayoneta calada, los regimientos ingleses logran arrojar al enemigo francés al otro lado de la ribera.

Los dos ejércitos se atribuyeron la victoria por el gran número de bajas que se hicieron, pero la verdad es que la derrota fue de Massena pues Wellington impidió la ayuda a Almeida, que fue la razón del enfrentamiento. Esta derrota hundió ante el emperador al «hijo mimado de la Victoria, Mariscal Massena, Duque de Rívoli», e hizo crecer la aureola del general inglés. La ciudad de Londres, agradecida a este pueblo, que aupó en la fama al lord, le dedicó una de sus calles: «Fuentes de Oñoro Street».

Fuente de la información: batalla_fuentes_de_ooro_1811.pdf (emiliomartinserna.com)

Monumentos a la Guerra de la Independencia en Fuentes de Oñoro

El escultor Severiano Grande junto al Monumento de la Guerra de la Independencia en
Fuentes de Oñoro, Salamanca

En memoria de las tropas “Anglo Luso Germano Españolas” que en la batalla del 5 Mayo 1811 al mando de Lord Wellington derrotaron a las francesas de Massena Fuentes de Oñoro a 28-8-1986